Soy lo que soy   Leave a comment

Soy lo que soy, tengo rostro, cuerpo, hasta tengo corazón, quien lo diría… Tú puedes mirarme como te apetezca, pero para juzgarme no basta con intuiciones, confiar en terceros, dejarte llevar por el instinto, quien sabe por qué otros motivos que no te atreves a confesar.

¿Crees que esos son argumentos válidos?. No, para saber quien soy realmente tienes que tratarme, conocerme. ¿Te has molestado en hacerlo?

Bien es cierto que no me abro fácilmente, muy pocas, poquísimas personas saben de mi, y a ellas me he entregado porque realmente se han molestado en saber quien soy, sin juzgarme, me han aprendido. Es una quimera abrir algunas puertas, hay demasiadas heridas que aún no han cicatrizado, no sé si llegarán a curar alguna vez. Y esas mismas heridas son las que hacen que me cierre, que sólo muestre una parte superficial, pero tú que vas a saber, si ni siquiera te has molestado en asomarte.

 No soy solo un nick! . Soy mucho más. Sí, me gusta el juego, las travesuras sanas, reir con la gente, pasar momentos agradables y ser ante todo “humana” en este medio tan difícil.

Pero también me gusta escuchar, observar, aprender, admirar. Y suspiro, probablemente más que mucha gente imagina, y lloro de pena, de rabia de risa, de alegría. Lágrimas de cocodrilo, que se secan enseguida, y no calan ¿o tal vez sí? (Vuelvo a ponerme mi caparazón).

 También tengo mis defectos, sinceridad (parece ser que eso ya no es virtud), carácter, mis momentos de impotencia ante la injusticia, que me hace perder los papeles, y hace que suelte en el momento del calentón esos sentimientos que me hacen desesperar, a veces… sin pensar lo que digo, pues en el fondo no las siento.

 Mi ira es fugaz, se desvanece enseguida, y no deja rastro.

Una vez me dijo alguien a quien quería muchísimo que tengo un ángel de la guarda, que es mi conciencia, y esta viene a menudo a cantarme las cuarenta, y me da más de una colleja, y me dice que no guarde malos sentimientos dentro, porque antes o después me pasarán facturas, y curiosamente hago caso a mi conciencia, olvido los disgustos, estos desaparecen, como un mal sueño.

 Y puedo salir a la calle tranquila, porque no tengo rencor dentro torturándome. ¿Tú puedes decir lo mismo?

Pero a veces, algunas veces, lloro por dentro, es ese nudo que se agarra a la garganta, que oprime el pecho, ese que no deja salir las lágrimas, pero que duele mucho. Y en esos momentos mi mundo se derrumba, y me encuentro muy sola, y trato de pedir ayuda, pero no lo hago. Y es ahí cuando necesito desesperadamente que me abracen, que me comprendan, que estén ahí, simplemente ocupando ese vacío tan enorme que siento, pero nunca hay nadie.

Tal vez, casi seguro que es culpa mía, por no gritar, por no pedir ayuda. Pienso que sola puedo y me basto, que gran cobardía, en el fondo es miedo, pánico a que me hieran más. Pero como nada es eterno, esos momentos pasan antes o después, y tras un mal rato vuelvo a cerrar puertas, hasta que me vea con fuerzas para asomar otra vez.

Si me haces daño trataré de ofrecerte mi mano, de comprender los motivos, iré de frente, sin taparme.

 Si vuelves a herirme me dolerá, pero aún daré un tiempo a que reflexiones, a que pienses donde está el error.

Pero si no reaccionas, si te cierras, si no pones de tu parte, mi dolor con el tiempo se convertirá en indiferencia, y después en alivio, y estaré tranquila, porque tendré la certeza de que soy mejor que tú, de que yo he obrado bien, he sido limpia, clara. Y ya no dolerá, porque sabré que no me mereces, porque estoy fuera de tu alcance, porque merezco lo mejor.

Y tal vez sienta lástima por ti, por lo que pudiste ser y no has sido, porque fuiste cobarde al no dar un paso, porque juzgaste sin pruebas, desde la ignorancia. No te preocupes, de aquí a un rato volveré a colgarme mi maravillosa sonrisa, ya vez, todo se olvida, hasta a ti. Es así de fácil, como una gripe, es molesta pero no mata, solo hay que esperar que cure. Y afortunadamente tengo toda la vida por delante, no he hecho más que empezar a vivir. Sólo espero que dentro de veinte o treinta años siga sintiéndome tan limpia como ahora me siento.

Merche.

"Dedicada a mas de una persona que se dedican a juzgar a los demás sin tomarse la molestia de conocerlos realmente como son".

"Antes de criticar a los demás mirate antes al espejo"

Publicado 3 noviembre, 2006 por merchevespy en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: